Access

You are not currently logged in.

Access your personal account or get JSTOR access through your library or other institution:

login

Log in to your personal account or through your institution.

If You Use a Screen Reader

This content is available through Read Online (Free) program, which relies on page scans. Since scans are not currently available to screen readers, please contact JSTOR User Support for access. We'll provide a PDF copy for your screen reader.

Gloria Anzaldúa y la política de la identidad

MARÍA VICTORIA GARCÍA-SERRANO
Revista Canadiense de Estudios Hispánicos
Vol. 19, No. 3 (Primavera 1995), pp. 479-494
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/27763213
Page Count: 16
  • Read Online (Free)
  • Subscribe ($19.50)
  • Cite this Item
Since scans are not currently available to screen readers, please contact JSTOR User Support for access. We'll provide a PDF copy for your screen reader.
Gloria Anzaldúa y la política de la identidad
Preview not available

Abstract

Desde finales del siglo XIX la concepción cartesiana del sujeto humano ha sido debatida y problematizada sucesivamente desde diversas disciplinas. Frente a la consideración del individuo como un ser homogéneo, estable y centrado, filósofos, psicoanalistas y artistas contemporáneos han postulado el inevitable descentramiento y fragmentación de nuestra subjetividad. Ya que la producción literaria de Gloria Anzaldúa responde, como ha indicado la crítica, al deseo de (re)construir una identidad personal y colectiva, cabe preguntarse cómo ha manejado la autora chicana las distintas teorías que han revolucionado la comprensión de quiénes somos. En otras palabras, ¿está su visión del yo/nosotros anclada en concepciones tradicionales o no? El examen de Borderlands/La Frontera y otros escritos autobiográficos de Anzaldúa pone de relieve el cuestionamiento y rechazo de los rasgos atribuidos históricamente a esta población y simultáneamente al ser humano. Aunque Anzaldúa interpreta, por lo general, las "señas de identidad" chicana como resultado de las opresivas condiciones socio-culturales en las que ha vivido este grupo, en realidad muchas de esas "señas" nos definen igualmente a todos los habitantes de este planeta. En otras palabras, cabe argumentar que la escritora llega a esa particular concepción de la identidad chicana porque los discursos en los que se sustenta presentan ya esa construcción de la identidad humana. Con esto no pretendo insinuar que Anzaldúa haya aceptado o asimilado ciegamente todas las nociones posmodernas sobre la subjetividad. Por el contrario, ha eludido algunas de esas nociones por ser incompatibles con su posición política e ideológica.

Page Thumbnails

  • Thumbnail: Page 
[479]
    [479]
  • Thumbnail: Page 
480
    480
  • Thumbnail: Page 
481
    481
  • Thumbnail: Page 
482
    482
  • Thumbnail: Page 
483
    483
  • Thumbnail: Page 
484
    484
  • Thumbnail: Page 
485
    485
  • Thumbnail: Page 
486
    486
  • Thumbnail: Page 
487
    487
  • Thumbnail: Page 
488
    488
  • Thumbnail: Page 
489
    489
  • Thumbnail: Page 
490
    490
  • Thumbnail: Page 
491
    491
  • Thumbnail: Page 
492
    492
  • Thumbnail: Page 
493
    493
  • Thumbnail: Page 
494
    494